CRÓNICAS DE BALÓN

Just another WordPress.com weblog

Real Madrid sacó brillo al título goleando al Barça

 

El conjunto madridista goleó 4-1 a su tradicional rival, y festejó a lo grande su titulo número 31 de la Liga española

Madrid (EFE).- El Real Madrid festejó el título a lo grande, con una goleada por 4-1 sobre el peor Barcelona en años, un conjunto decadente que se mostró contemplativo ante el juego de un campeón en racha que regaló a su afición la última gran alegría de la temporada.

 

Todo le salió bien al Real Madrid, donde volvió a marcar Raúl, reapareció con gol Ruud van Nistelrooy e Iker Casillas se aseguró el premio al meta menos goleado. Y todo le fue mal al Barça, que regresa a la Ciudad Condal con la seguridad de que los cambios deben afectar más allá del banquillo.

 

Pese a los rumores, el equipo de Rijkaard hizo el pasillo con la camiseta azulgrana y, tan caballeroso se mostró, que concluyó el primer tiempo y seguía haciéndole el pasillo al campeón.

 

Sin velocidad, ni fuerza y menos aún ánimo para inquietar a su rival, el conjunto azulgrana dedicó tres cuartos de hora a contemplar cómo jugaba con él un Real Madrid sorprendido por la actitud de un rival que se jugaba el segundo puesto, o lo que lo mismo eludir la fase previa de la Liga de Campeones, una cuestión que no es menor.

 

Pero le dio lo mismo. No es sólo que se haya acabado un ciclo, el Barcelona que se presentó en el Bernabéu se mostró como un conjunto decadente, falto hasta de coraje para impedir el regodeo de la grada, que vivió otra fiesta.

 

Pese a no jugarse nada, el Real Madrid fue el que salió en busca de la victoria y el que, prácticamente, ya se la había adjudicado en veinte minutos, el tiempo que tardaron en marcar Raúl González, su decimoctavo tanto del torneo, y el holandés Arjen Robben.

 

El capitán lo hizo desde el borde del área, en una jugada en la que el Barcelona pidió falta previa de Guti sobre el mexicano Rafael Márquez (m.11) y, diez después, lo convirtió el holandés, de cabeza, al rematar un golpe franco lanzado por Guti.

 

Rijkaard trató de sacudir el pulso de su equipo y, de inmediato, sacó al mexicano Giovani dos Santos, una apuesta arriesgada, a costa de sacrificar al islandés Eidur Gudjohnsen.

 

Pero no varió mucho el panorama. El Barcelona no pudo crear peligro más que en un par de ocasiones a balón parado, por medio de Henry y Xavi y el Real Madrid provocó un incendio en la zaga barcelonista e imprimió un poco de velocidad a su juego. Sólo dos acertadas actuaciones de Víctor Valdés ante Guti y Robben evitaron que aumentase la ventaja antes del descanso.

 

Que se concretase la goleada fue cuestión de tiempo, porque el paso por los vestuarios ni reactivó al equipo de Rijkaard, que además se quedó sin Sylvinho por lesión al poco de entrar en el campo, ni apaciguó el ánimo madridista.

 

Al contrario, todo fue alegría en el bando blanco y drama en el azulgrana. En medio de la euforia, hasta se rehabilitaron aquellos jugadores madridistas que despertaron dudas en la afición.

 

Lo hizo el malí Mahamadou Diarra, que firmó el mejor partido desde su llegada a Madrid, también el brasileño Marcelo, que estuvo a punto de marcar, y, por supuesto, el argentino Gonzalo Higuaín, reconvertido en ídolo de la hinchada.

 

Definitivamente, el “Pipita” ha perdido el miedo al gol. Salió al campo ovacionado por una afición que aún recuerda su providencial tanto en Pamplona y, en su primera acción, batió a Valdés, tras una gran jugada por la banda de Diarra.

 

La fiesta fue completa en el Bernabéu, con el juego decantado de un solo lado, y a ella se sumaron a última hora el brasileño Robinho y el holandés Ruud van Nistelrooy, que salió en sustitución de Raúl y acto seguido lanzó el penalti, por manos de Carles Puyol, que significó el 4-0, en el primer balón que tocó tras la lesión.

 

Con la grada pidiendo la “manita”, el Real Madrid se gustó, pero fue el Barcelona el que marcó, por medio de Thierry Henry, un tanto inútil que no apagó la fiesta blanca, ni rebajó la desazón azulgrana, que a última hora se quedó sin Xavi, expulsado.agosto tendrá que superar una fase previa europea.

 

 

 

mayo 9, 2008 Posted by | FUTBOL, partidos | , , , , | Deja un comentario

El penal má curioso de la historia

 Penal ejecutado por el holandés Johan Cruyff, pero el tiro no va directo al arco, Cruyff da un pase a su compañero, este le devuelve la pelota y Cruyff anota, dejando anonadado , sin reacción al portero rival, que solo le quedo mirar como se burlaban en su cara.

mayo 6, 2008 Posted by | General | Deja un comentario

El fallo de gol más patético

Este fallo fue cometido por el jugador Vera del equipo paraguayo de Libertad, en el partido jugado en el estadio modelo de Guayaquil por la Copa Libertadores de América.

Más difícil era sacarla que meterla en el arco…

mayo 6, 2008 Posted by | General | Deja un comentario

Los angelitos del futbol

angelito.jpg

Andrés INIESTAEn Inglaterra alucinaron con su toque, su sentido del pase y su personalidad. Ellos sí que saben: si sweet significa dulce en inglés, Iniesta quiere decir pedazo de futbolista en español de Albacete. Pero es que, además, el de Fuentealbilla (nacido en 1984) es buen chaval. Tan bueno que sigue sin quejarse cuando Rijkaard prescinde (cada vez menos) de él en el once titular. Luis Aragonés ya ha pasado por el aro. Tantos años pensando que el fútbol era para colosos, al fin se dio cuenta de que los pequeños siempre ganan los partidos. Pero no cualquier pequeño, sino un loco bajito como éste, que todavía piensa que gambetea en el torneo de Brunete, de donde los ojeadores del Barça se lo llevaron a La Masia, angelito mío, para jugar a la playstation con Leo Messi, el diablillo del balón. ¿Quién ganará? En el mundo hay sitio bastante para los dos.
Ole Gunnar SOLSKJAER
Con esa cara de niño nadie imaginó que él solo mataría tantas ilusiones juntas en una sola velada. Estaba acostumbrado: experto en ganar partidos saliendo del banquillo, aquella noche era una más para el querubín asesino del fútbol mundial. El que con niños se acuesta… Su gol al Bayern en la final de la Champions ‘99, tres minutos después de cumplirse el tiempo reglamentario, y sólo dos más tarde de que Sheringham empatase el partido, fue cruel. Cruel como sólo saben serlo los niños, sobre todo si han pasado por un ‘via crucis’ de lesiones en su carrera, con decenas de partidos en el Manchester U. y varios goles con la selección noruega. Retirado este año, si se encuentra por la calle a Solskjaer (Noruega, 1975), no se fíe de su aspecto angelical: se la lía en un minuto.

Emilio BUTRAGUEÑO

Jugador de patio de colegio, prototipo de chaval fiel a su primera novia, niño bien heredero de una perfumería en el barrio de Salamanca, José Emilio Butragueño Santos (Madrid, 1963) cambió el fútbol español, que pasó de ser un reducto de anárquicos con pinta de rufianes a bailar al ritmo cadencioso y ‘cool’ de la Quinta del Buitre. Qué injusto: jamás fue expulsado, nunca pegó una patada, ni protestó un solo penalty, ni se quejó del trato de la prensa tras enseñar el ‘pajarito’… pero tuvo que aguantar a José María García y su: “Ni una mala palabra, ni una buena acción”. Suerte que tras su paso por México le acertaron con el mote: ‘El caballero de la cancha’. A los grandes futbolistas se les recuerda por lo que hicieron en el campo. No obstante, su cambio de ritmo, el ‘pichichi’ del 91 (él, que nunca fue un goleador), su gol al Cádiz en el Bernabéu o su partido contra Dinamarca en Querétaro nunca podrán igualar el ‘shock’ estético que supuso disfrutar de su figura etérea, casi virginal: en sus tardes de gloria descubría una conexión directa con Dios.

Thomas BROLIN

Desde su restaurante en el barrio más chic de Estocolmo, ‘Undici’ (su paso por Italia le marcó), un viejo prematuro de 38 años con papada y barriguita cervecera recuerda sus saltitos al celebrar los goles que marcaba casi pidiendo perdón. A Thomas Brolin (Suecia, 1969) nunca pareció gustarle mucho el fútbol. Siempre prefirió estar en casa con sus juguetitos (algún que otro deportivo, esa muñeca hinchable) que peleando por un puesto en el Parma o en la Premiership (Leeds, Crystal Palace), donde nunca rindió como en su selección. Sus mejores saltos a la media vuelta fueron con ‘la amarilla’ de Suecia (¡26 goles en 47 partidos!), con la que alcanzó las semifinales del Mundial de 1994. El niño grande se retiró a los 29 años, con más ganas de comerse él solito un plato de arenques con salmón, que de seguir marcando goles para los demás.

Michael OWEN

El Oliver Twist del fútbol mundial. De equipo en equipo como si fuesen orfanatos, de lesión en lesión como si fuesen castigos. Castigos por los que nunca tuvo la culpa el pillo más rápido al este del río Mersey, donde ahora las aguas bajan hablando el castellano de la ‘Spanish’ Armada del Liverpool, club del que nunca debió salir. Ni siquiera para venir –y dejar buen pero fugaz recuerdo– al Real Madrid. Castigos de los que siempre escapó con voluntad de hierro y goles como puños contra la adversidad. Hoy en el Newcastle, equipo que no está a su altura y en el que sólo ha jugado un puñado de partidos en dos cursos, Michael Owen (Chester, 1979) mantiene su perfil de niño prodigio del fútbol inglés con su selección, a la que regresó con aspecto de eterno recién duchado y goles para superar a Charlton, Lineker y Greaves en la tabla de ‘pichichis’.

Aleksandr ZAVAROV

Aleksandr Anatolyevich Zavarov (Ucrania, 1961) es hoy un entrenador sin suerte. Como aquella gozosa selección soviética que en los 80 estuvo más cerca de lo que muchos creen de dominar el fútbol europeo. Sin embargo, igual que al angelical rizoso Zavarov, un centrocampista frío, gélido, bajito y con algo de gol en los bolsillos, a la URSS le faltó carácter. O quizá, también como al propio Zavarov, un punto más de suerte para llegar a lo más alto. Y eso que fue una de los primeras estrellas soviéticas que pudieron huir a las grandes ligas extranjeras, pero en la Juve no volvió a ser el fino pasador del Dinamo de Kiev campeón de la Recopa de 1986 (3-0 al Atlético), ni el falso ‘9’ subcampeón de la Eurocopa ’88. Hoy, este buenazo trata de recordarles a los chavales del Arsenal de Kiev (un modesto de la liga ucraniana) que él ha visto de cerca las puertas de la gloria.

Javier SAVIOLA

El ‘pibito’ es el más querido allá donde va. Esa carita, ese ‘look’ que no cambia desde preescolar y la disponibilidad total para salir al campo en cualquier momento y crear ocasiones como el que hace los deberes del cole, con diligencia y cierta resignación, dejan huella. Tampoco es manca esa capacidad para asociarse en parejas (un espectáculo verle tirar paredes con el payaso Aimar en River) o en grupos de juego, como en la selección argentina, que parece una cuadrilla de chavales con hambre de merienda –y el bocadillo lo tiene el rival–. Sin embargo, desde que llegó a España (Barça, Sevilla, R. Madrid), Saviola (Buenos Aires, 1981) parece triste como un niño con media de notable (números goleadores siempre correctos) al que sus padres cambian de escuela sin derecho a rechistar. Quizá por eso se niega a crecer: para seguir haciendo la revolución en el área, como si de un amiguito imaginario de Mafalda se tratase.

Gianni RIVERA

‘Il Bambino de oro’ hubiese cambiado sus dos Copas de Europa con el Milan, su Balón de Oro en 1969, la Eurocopa ’68 y hasta su escaño en el Parlamento por haber jugado de inicio la final del Mundial de 1970, el más mítico partido de fútbol que se recuerda. Giovanni, ‘Gianni’, Rivera (Alessandria, 1943), sólo jugó ocho minutos. Maldita ‘staffetta’. Al seleccionador Valcareggi le vino fenomenal la instauración del sistema de cambios en México para justificar la no alineación del interista Mazzola y el milanista Rivera juntos. La ‘staffetta’ era la solución: los dos mejores futbolistas del país se turnarían: Mazzola al inicio, Rivera tras el descanso. Un fiasco, 4-1 para Brasil. Rivera volvió a Milán para seguir triunfando con la elegancia que le caracterizaba desde adolescente, cuando con 16 años recibió una oferta de 60 millones de liras para fichar por los ‘rossoneri’ y convertirse en lo que siempre fue: un niño grande contra el ‘catenaccio’.

Pedro ZABALLA

Ni querubines ni angelotes de Murillo. El bien personificado en el mundo del fútbol. Extremo de calidad, ex jugador de Racing, Barça, Sabadell y Oviedo, internacional en una ocasión (dos goles a Irlanda en 1964), Pedro Zaballa (Castro Urdiales, 1938), fue un pionero. Con un simple gesto para la eternidad, patentó en nuestro país el ‘Fair Play’. Fue el 2 de noviembre de 1969, en un Real Madrid-Sabadell de Liga. El portero merengue Junquera chocó con su compañero Espildora y ambos quedaron conmocionados. El balón llegó a los pies de Zaballa, que, en lugar de marcar a puerta vacía, echó el balón fuera. Su gesto dio la vuelta al mundo. Hasta la Unesco, que le concedió el premio Fair-Play y la gloria silenciosa de los modestos. Desde el cielo, a donde llegó tras una penosa enfermedad en 1997, Zaballa sigue dando lecciones. El premio al Juego Limpio del fútbol español lleva su nombre.

David SILVA

Corría el minuto 92 de un intenso Lleida-Éibar de la temporada 2004-05. Los guipuzcoanos se jugaban mucho aquella tarde, el resultado era de empate a un gol, y un triunfo les hubiese situado en los puestos de ascenso a Primera. David Jiménez Silva (Arguineguín, Gran Canaria, 1986), un futbolista de pie pequeño y aspecto de salir del juvenil, se convirtió esa noche en el heredero de su paisano Juan Carlos Valerón: grandes futbolistas y mejores personas. Ese día, Silva, nota de color en el aguerrido conjunto armero, lanzó fuera la pelota cuando lo tenía todo a favor para marcar, al ver a un rival lesionado. Fue el premio Zaballa de aquella temporada. El fútbol, tantas veces injusto, se ha portado esta vez: el azar no ha puesto barreras al despliegue de Silva, que se ha convertido en uno de los grandes de nuestro fútbol.
 
 

 

 

mayo 5, 2008 Posted by | FUTBOL, General | , , , | Deja un comentario

LO S 10 GOLES MÁS RÁPIDOS

La máxima competición continental, en su formato actual, ha regalado a la afición muchos goles. entre éstos destaca un elenco de ‘dianas’ logradas de forma prematura (a los pocos segundos), instantes después del pitido inicial, y que no pudieron ver los espectadores más impuntuales. tantos supersónicos convertidos por futbolistas, y equipos, que comenzaron sus encuentros muchos más enchufados´que el rival.

golesrapidos.jpg

1.MAKAAY (Bayern). 10.03 segundos
Bayern Munich-R. Madrid, 2-1. 07-03-2007.

Parece difícil de creer que pueda marcarse un gol con tanto apremio, pero es más sorprendente si cabe el hecho de que fue el R. Madrid el que sacó de centro. Y es que Roberto Carlos perdió un balón incomprensible ante el bosnio Salihamidzic. Éste se internó con rapidez por la banda derecha y le puso un buen balón al ex delantero del Depor y el Tenerife, que superó a Casillas de tiro cruzado. Este tanto tan prematuro trastocó los planes de Capello, que había planteado una alineación ultradefensiva para defender la corta renta del partido de ida de octavos en el Bernabéu (3-2).

2.GILBERTO (Arsenal). 20.07 segundos
PSV Eindhoven-Arsenal, 0-4. 25-09-02.

El ‘Muro invisible’ sólo necesitó 20 segundos y 7 centésimas para batir a Waterreus y abrir, de este modo, la goleada en el Philips Stadium de Eindhoven en choque correspondiente al Grupo A de la máxima competición continental. El club londinense, eliminado posteriormente en la segunda fase de grupos (el Milan se apuntó su sexta Copa de Europa), logró una convincente victoria en feudo holandés gracias al tempranero tanto del centrocampista brasileño, al que acompañaron las ‘dianas’ conseguidas por Ljungberg y Henry, que marcó en dos ocasiones.

DEL PIERO (Juventus). 20.12 segundos
Manchester U.-Juventus, 3-2. 01-10-1997.

El gran ídolo y referente juventino se aprovechó de una más que posible posición de fuera de juego para, tras un buen quiebro a Schmeichel, inaugurar rápidamente el marcador en Old Trafford. Pero los red devils sacaron a relucir todo su orgullo y reaccionaron, con tantos de Sheringham, Scholes y Giggs, haciendo inútil la ‘diana’ de Zidane en el tiempo añadido. El trepidante choque, correspondiente a la fase de grupos fue dirigido por el arbitro español López Nieto, que expulsó a Deschamps. Precisamente Del Piero, autor del primer tanto, brilló en esa edición del principal torneo europeo, pero se topó con el Real Madrid en la gran final.

SEEDORF (Milan). 21.06 segundos
Schalke-MIlan, 2-2. 28-09-2005.

Este choque de la segunda jornada de la fase de grupos tuvo un inicio eléctrico. Para abrir boca, Gildardino encontraba un hueco para mandar un balón envenenado a Seedorf, quien recibió el esférico por bajo, enganchó un fuerte disparo desde 25 metros y batió al experimentado meta Rost, que veía como el cuero se colaba, de forma desafortunada, en su portería. Las emociones no cesaron con el tanto del incombustible centrocampista holandés. Sólo tres minutos más tarde, Larsen empató para el conjunto germano. Tras una breve tregua, Shevchenko, de cabeza, adelantaba nuevamente a la escuadra milanista, pero Altintop volvía a igualar la contienda.

KINCL (Rapid Viena). 25.20 segundos
Brujas-Rapid Viena, 3-2. 02-11-2005.

El técnico del Rapid, Josef Hickersberger, quería aumentar sus bazas ofensivas para buscar la victoria en Brujas. Por ello convocó a Kincl y al delantero belga Axel Lawaree, además de situar a Matthias Dollinger de extremo izquierdo. Estas permutas dieron sus frutos, pues dos de los cambios aportados crearon el primer gol en un abrir y cerrar de ojos: Kincl cabeceó al fondo de red un centro de Dollinger. Sin embargo, el Brujas acabó remontando (con gol de Portillo incluido), resultado que dejaba aún más hundido al Rapid en la última plaza del grupo A, sin puntuar y con nulas opciones de clasificarse para la Liga de Campeones y la UEFA.

BOMBARDA (Willem II). 28.21 segundos
Willlem II-Sparta Praga, 3-4. 20-10-1999.

En la cuarta jornada de la fase de grupos, estos dos equipos ofrecieron un choque vibrante y lleno de goles. El delantero argentino Mariano Bombarda (que posteriormente jugaría en el Tenerife) abrió el marcador cuando su afición aún no se había acomodado en los asientos. Su gol tempranero fue secundado por el de su compañero Shoukov, que puso en clara ventaja al cuadro holandés (2-0). Sin embargo, el conjunto checo le dio la vuelta al partido gracias a Novotny, Labant (que transformó dos penaltys) y Baranek. El Sparta hizo buena su victoria en Tilburg y terminó primero del Grupo G, por delante de Girondins de Burdeos, Spartak de Moscú y Willem II, último con sólo dos puntos.

ALEXOUDIS (Panathinaikos). 28.46 segundos
Panathinaikos-Aalborg, 2-0. 22-11-1995.

El Aalborg, que sustituyó al Dynamo de Kiev en la competición tras el intento de compra de López Nieto en el partido de la primera jornada de la fase de grupos, nada pudo hacer ante un duro Panathinaikos. El delantero griego Alexis Alexoudis abrió rápidamente el melón danés y el centrocampista internacional Georgiadis encarriló definitivamente el encuentro. El conjunto heleno encabezó el Grupo A y se plantó en semifinales, donde cayó con todos los honores ante el Ajax.

DECO (Oporto). 30.08 segundos
Porto-Molde, 3-1. 26-10-99.

Cuando el hoy azulgrana Deco era aún un futbolista semidesconocido, ya goleaba en la Liga de Campeones. En esta ocasión, el guardameta noruego Bakke fue su víctima en dos ocasiones: a los 30 segundos y a la media hora de juego. Gracias a esta victoria, el Porto de Baía, Secretario, Aloisio, Drulovic, Capucho, Jardel y compañía llegó a ponerse líder del Grupo E, pero en la última jornada el R. Madrid (a la postre campeón tras ganar al Valencia en la final) le arrebató el liderato.

CHRISTIAN GIMÉNEZ (Basilea). 31.04 segundos
Basilea-Manchester U., 1-3. 26-11-2002.

El equipo inglés acusó en los primeros compases la ausencia de importantes jugadores de su entramado defensivo (Gary Neville, Blanc, Butt y Keane), lo que aprovechó el Basilea para atacar por su banda izquierda y provocar un córner. Julio Hernán Rossi conectó un buen cabezazo y, aunque Quinton Fortune consiguió rechazarlo, Chipperfield envió de nuevo el balón al área, donde Christian Jiménez no falló. El conjunto helvético estuvo por delante en el marcador más de una hora, pero los red devils remontaron gracias al hoy madridista Van Nistelrooy (hizo dos goles) y Solskjaer.

VAN DER MEYDE (Ajax). 35.10 segundos
Roma-Ajax, 1-1. 19-03-2003.

Zlatan Ibrahimovic pasó de cabeza a Rafael van der Vaart y el internacional holandés se hizo con un hueco por la izquierda. Su internada finalizó con un pase que Van der Meyde remató de forma impecable. El hoy también madridista Cassano empató en el minuto 24, lo que propició un asedio sobre la portería de Lobont, aunque el marcador ya no se movería. Este empate permitió al Ajax clasificarse segundo de grupo y acceder a cuartos de final, mientras que la Roma quedó apeada de la competición europea.</P

marzo 15, 2008 Posted by | FUTBOL, General | , , , , , , | Deja un comentario

10 PARTIDOS QU E NO SE DEBIERON PERDER

perder 

09/02/2008.- El dolor de una derrota inesperada ha escrito algunas de las páginas más intensas y emocionantes del fútbol. Los siguientes partidos tuvieron en común una cosa: estaban prácticamente ganados. Equipos muy superiores, encuentros que estaban a punto de finalizar con cómodas ventajas… Pero, el fútbol no entiende de lógicas y, de vez en cuando, nos regala un triunfo épico o una derrota dolorosa, según se mire.

El maracanazoÚltimo partido de la liguilla final del Mundial de Brasil (16-07-1950).
Brasil-Uruguay, 1-2

En aquella cita mundialista no hubo final. Cuatro equipos disputaron la última fase, jugada en forma de liguilla. Brasil ganó 7-1 a Suecia y 6-1 a España. Arrollaba. En el último partido necesitaba empatar ante Uruguay, que venía de firmar tablas con España, para proclamarse campeona. En Maracaná, casi 200.000 gargantas animaban a Brasil, que se adelantó, pero Uruguay no estaba conforme con su papel de comparsa. Los charrúas empataron y, a 11 minutos del final, Chiggia marcó el gol de la victoria uruguaya. La conmoción fue tal que las autoridades olvidaron entregar la Copa, y los uruguayos la recibieron en el vestuario de manos de Jules Rimet.

Empieza la leyenda alemana

Final del Mundial de Suiza (04-07-1954). Hungría-RFA, 2-3

Berna vio nacer la leyenda de la selección de Alemania en la historia de los Mundiales. Por primera vez, la televisión era testimonio de la final de una Copa del Mundo y retransmitía la que iba a ser una cómoda victoria de los húngaros. En Hungría aún se preguntan qué debió de ocurrirles a los Puskas, Kocsis y compañía para perder un partido que ganaban por dos goles a cero. Para más inri, los magiares habían arrollado a Alemania (8-3) en la fase previa. ¿Por qué ganó Alemania la final? Gracias a un mezcla de tesón, poderío físico y… suerte. Empataron acorralando a los agotados húngaros y, a seis minutos del final, el meta Grosics resbaló cuando iba a blocar un balón fácil que acabó siendo gol.

Sevilla iba a tener un color especial

Final de la Copa de Europa (07-05-1986).
Steaua-Barcelona 0-0

Sevilla. Sánchez Pizjuán. Un rival que se presume mucho menor y casi 40.000 ‘culés’ animando. Tenía que ser, pero no fue. Pichi Alonso, un obrero del área, había vivido su noche de gloria firmando un hat-trick en las semifinales contra el Goteborg que contribuyó a remontar el 3-0 de la ida. La final demostró que el fútbol es cosa de listos. Los rumanos sabían que su única opción era jugar al antifútbol, plantear un partido aburrido, horroroso, lento. Los barcelonistas veían impotentes como pasaban los minutos y no había forma de marcar. El peso de las famosas urgencias históricas de las que hablaba Johan Cruyff atenazó las piernas de grandes jugadores como Carrasco y Schuster. La tanda de penaltys fue desastrosa. Fallaron los cuatro disparos y la Copa voló a Rumanía.

La final de los postes malditos

Final de la Copa de Europa
(31-03-1961). Benfica-Barcelona, 3-2

Vergés, centrocampista azulgrana, explicó que algunos jugadores portugueses le pidieron perdón por la suerte que habían tenido. Cuatro balones a la madera del Barça, y alguno habría entrado si los postes no hubieran sido cuadrados. Dos errores de Ramallets permitieron que los portugueses se pusieran 3-1. El Barça creaba ocasiones gracias a la clase de Luis Suárez, Kubala y Kocsis, pero nada, el balón no entraba. La jugada que resume la final la protagonizó Kubala. El húngaro chuta, el balón da un poste, los azulgranas gritan gol, pero el balón recorre la línea, da en el otro poste y prefiere no entrar. El azar había decidido que los campeones iban a ser los portugueses.

Si la final hubiera sido a un partido…

Partido de vuelta de la final de la UEFA (18-05-1988).
Bayer Leverkusen–Espanyol, 3-0

El Espanyol se plantaba en toda una final de la UEFA, que aún se jugaba a doble partido. Destacaban jugadores como N’Kono, Pichi Alonso y Losada. Habían eliminado, entre otros, al Inter y al Milan de Sacchi. En la ida los españolistas rozaron la perfección y vencieron 3-0 al Bayer Leverkusen. Sarrià enloqueció. Y en el descanso del partido de vuelta, con empate a cero, muchos ‘pericos’ cantaban victoria. Sólo una catástrofe haría que se quedaran sin su primera corona europea. Parecía imposible, pero sucedió. A los 12 minutos de la segunda parte, un error defensivo permitió el uno a cero, y el equipo se vino abajo. Luego, el Espanyol cayó en su peor maleficio, los penaltys.

El rugido de los leones indomables

Partido inaugural del Mundial de Italia (08-06-1990). Argentina-Camerún, 0-1.
Italia ‘90 fue el campeonato del fútbol defensivo y tacaño, pero siempre nos quedará el magnífico partido inaugural. Se enfrentaban los vigentes campeones contra Camerún, cuya estrella era Roger Milla (38 años). Camerún jugó como lo haría todo el Mundial, con una mezcla de calidad, dureza y suerte. Lograron un gol extraño, un buen remate de cabeza de Oman Biyik que contó con la colaboración del meta Pumpido, y acabaron con dos jugadores menos. Los ‘leones indomables’ hicieron un campeonato impresionante, cayendo en cuartos ante una Inglaterra a la que ganaban por dos goles a uno. Por cierto, Milla aún jugaría el siguiente Mundal.

El síndrome de Tenerife (parte I)

Última jornada de la Liga 1991-92
(07-06-1992). Tenerife-R. Madrid, 3-2

Buyo aún debe de soñar con aquella ¿cesión? que le hizo Sanchís desde 40 metros y que el portero despejó creyendo que se colaba. En esos cinco segundos que tardó el balón en salir de los pies del defensa blanco para llegar a los de Pier y convertirse en gol se resume el partido que jugó el Madrid en Tenerife: surrealismo puro. Llegaba el equipo de Beenhakker a la última jornada jugándose la Liga. El Barça debía ganar al Athletic y esperar que el Madrid perdiera. El equipo blanco se puso 0-2. Luego, todo lo que tenía que ir mal salió peor. El gol en propia puerta de Rocha, la cesión de Sanchís y la puntilla de Pier. Y los blancos no sabían que el siguiente año les esperaba el mismo desastre.

Cómo perder una Champions en dos minutos

Final de la Champions (26-05-1999)
Manchester U.–Bayern, 2-1

Muchos aficionados detestan el fútbol de pase largo y empuje inglés, pero en dos minutos y dos saques de esquina los ingleses nos hicieron revivir la grandeza de este deporte. El Manchester U. no pudo contar con dos jugadores imprescindibles, Scholes y Keane. El Bayern había marcado en el minuto 5 y vivía la final soñada. Nadie pensaba que los dos balones que los alemanes enviaron al poste eran un preludio de la tragedia que se cernía sobre ellos. Minuto 91: córner y gol de Sheringham. Minuto 92: córner y gol de Solskjaer. La foto del partido: las lágrimas de impotencia de Kuffour, defensa central del Bayern.

Otra vez los cuartos… y los árbitros

Cuartos del Mundial (22-06-2002)
Corea del Sur-España 0-0

La selección de Camacho empezó el partido nerviosa, aunque poco a poco se fue entonando. Los coreanos corrían, daban patadas y no se cansaban, pero de fútbol, más bien poco. Y entonces conocimos el nombre de los árbitros. Todos los que estábamos pegados a la tele entendimos que el rival no era Corea, si no el árbitro egipcio y el asistente de Trinidad.

Sus decisiones pusieron muy difícil que España marcase un gol. Y cuando lo hizo, fue anulado. Los penales también resultados esquivos a ‘la roja’ y la maldición de los cuartos se hizo de nuevo efectiva.

La fe de los Reds

Final de la Champions
(25-05-2005). Milan-Liverpool, 3-3

“Esto ya está acabado”. El aficionado que estaba viendo la final de la Champions de 2005 tuvo esta sensación en el descanso con los italianos ganando 3-0. La mayoría lo pensó excepto Gerrard, Xabi Alonso y Luis García.

Remontarle una final al Milan, el equipo que mejor sabe rentabilizar sus goles, es un auténtico milagro. Además, el Liverpool no andaba sobrado de fútbol, aunque sí de autoestima, pues en las semis había tumbado al Chelsea. Sólo Rafa Benítez y los suyos saben a qué dios rezaron en el descanso, pero les endosaron tres goles a los italianos, que llegaron a los penaltis con el alucine en el cuerpo.

marzo 15, 2008 Posted by | FUTBOL | , , | Deja un comentario

EJEMPLO A SEGUIR

Los primeros de diciembre de 2005 fueron días felices para Julio González; el gol le sonreía en el Vicenza italiano; llevaba 8 en 15 partidos y el técnico de la Selección Paraguaya, Aníbal Ruiz, acababa de visitarlo para informarle que sería convocado al Mundial de Alemania 2006. La vida era verdaderamente bella. Con 24 años se sentía fuerte y joven. El 22 de ese mes a las 4,30 de la mañana, mientras conducía hacia el aeropuerto para volver a Asunción, donde pasaría las fiestas, un grave accidente cambió para siempre su futuro.

-Manejaba mi vehículo por la autopista junto a un compañero argentino del Vicenza, Gerardo Grighini. Íbamos al aeropuerto de Venecia para volvernos a nuestros países a pasar las fiestas. Y choqué de frente contra un camión.

-¿Cuál fue la causa?
-Veníamos de dos días muy intensos. Habíamos jugado de visitantes en Rímini con un ida y vuelta en colectivo, un viaje bastante largo; volvimos a Vicenza de madrugada y a la mañana temprano hicimos un recorrido para saludar a las autoridades de la ciudad por las fiestas navideñas. Estuvimos prácticamente dos días sin haber descansado. Me agarró un golpe de sueño y me hizo perder el control del vehículo, que impactó contra un camión y luego rebotó y dio contra otro. Uno de esos golpes hizo que perdiera prácticamente el brazo izquierdo.

-A partir del accidente ¿como fue todo?
-Siempre estuve consciente, el auxilio llego bastante rápido, tanto de bomberos como la ambulancia; el traslado querían hacerlo por vía aérea, pero no se pudo por no contar con la luz del día, aún era noche cerrada.

-¿Cuando te dijeron que debían amputarte el brazo?
-Los médicos hicieron todo para salvarme el brazo, y lo iban logrando, pero lastimosamente luego de 26 días el brazo ya no respondió a causa de las arterias. Tuve una hemorragia importante en las heridas y los médicos se dieron cuenta que tenían que tomar una decisión.

-¿Te lo consultaron?
-Sí, yo estaba despierto, era muy temprano, las enfermeras entraron como todas las mañanas a hacer la limpieza del brazo, a cambiar las sábanas y cuando me destaparon vieron que la cama estaba completamente llena de sangre; por no tener sensibilidad en el brazo, yo no lo sentía. Bueno, fue otro milagro más del Señor, por que si me hubiese ocurrido eso a la noche, estando dormido, hubiese muerto desangrado en la cama sin que nadie se enterara. Me dijeron que me quedaba un sólo litro de sangre. Pero les dio tiempo a los médicos para proceder a la amputación y salvarme la vida.

-Terrible momento cuando te preguntaron…
-Sí, aunque ya estaba un poco preparado porque sabía que estaba tan dañado el brazo que no iba a tener sensibilidad, era para la apariencia nomás, más un obstáculo que otra cosa. De esa forma no hubiese tenido la posibilidad de jugar nuevamente, así que yo estoy contento de estar con vida por sobre todo y de poder hacer lo que a mí me gusta.

Julio luce excelente de ánimo. Está feliz porque ha vuelto al fútbol, tiene la ansiedad de un debutante. También porque su otro brazo, el derecho, va recuperando de a poco la fuerza, el movimiento.

-Éste también sufrió un daño importante, se me produjo un estiramiento del flexo brazal y de los nervios, lo cual me sacó la sensibilidad y también el movimiento. Me hicieron una cirugía para devolverme esas funciones tratando de conectar los nervios. Fue una operación complicada, pero de a poquito está dando sus frutos; hace un año no movía absolutamente nada del brazo, sin embargo ahora me manejo solo, me cambio, me visto, me alimento solo, conduzco mi vehículo…

-Te vemos anímicamente entero.
-Sí, como siempre, estuve así desde el primer día del accidente, en todo momento traté de tomar la cosas con mucha fuerza viendo que tenía una esposa y dos hijos que me necesitaban, así que desde el primer día traté de retomar mi camino, volver a seguir los pasos por los cuales venía anteriormente y gracias a Dios todas esas cosas se están dando. Los objetivos que me había fijado antes siguen en pie. Se me alargaron los tiempos, es todo. Pero el más importante ya lo hice: volver a jugar al fútbol. El 16 de noviembre último, a dos años del cruento suceso en la autopista italiana, Julio González sintió que volvía a nacer: ese día retornó oficialmente a las canchas, pero con Tacuary. Por el campeonato paraguayo enfrentó a Olimpia en cancha del tricampeón de América.

Julio González ante Olimpia, en la segunda etapa de su carrera, sin su brazo izquierdo y con el derecho disminuido. Pura fuerza con las piernas y con el corazón.
ALFIERI PHOTO

-¿Cómo te recibieron?
-Todos los hinchas de pie aplaudiendo, fue maravilloso, algo que no se ve todos los días.

-¿Sos de llorar?
-Si, soy de llorar (risas).

-¿Lloraste en algún momento?
-Lloré cuando estaba en el túnel, cuando salí a la cancha… Hasta hoy día no tengo palabras para describir ese instante, esa emoción.

-¿Quién era el técnico?
-Francisco Ocampos con Daniel Lanata, y estaba también Vicente Quintos. Ese día estaban concentrados sólo en mi vuelta al fútbol. (N. de la R.: Ocampos es el representante de Julio González, al mismo tiempo presidente del Club Tacuary, y habitualmente comparte la dirección técnica de su equipo con otros profesionales).

-¿Y los rivales? ¿Te hablaron, te quisieron apoyar?
-Carlos Gamarra, que fue mi compañero en la Selección y en ese momento era el capitán de Olimpia, se me acercó y me dijo: “No pienses que porque no tenés brazos no te vamos a patear”. Eso para mí es algo lindo, me sentí respetado, que me vieran como un rival que les podía hacer un gol y crear problemas como ellos a mí. Pero muy bien, eso es lo que yo busco.

-¿Ninguno usó una chicana para achicarte?
-No, no, eso no.

Luego jugó los dos últimos partidos de la temporada 2007: Libertad y Sol de América, cada vez con más minutos en campo. Cuenta mil cosas hermosas que le pasaron en estos más de dos años desde el accidente, pero una le quedó marcada.

-Tuve una visita muy importante para mí, la de Alex Zanardi, piloto de fórmula Indy, que sufrió un accidente en el cual perdió las dos piernas y le habían dicho que nunca más iba a volver a correr profesionalmente. Sin embargo él se propuso volver a hacerlo y lo hizo. Se construyó él mismo, con sus propias capacidades, un vehículo que pudiera ser manejado por él y volvió a correr, volvió a ganar carreras, campeonatos, eso le demostró a mucha gente que si uno tiene las intenciones, las fuerzas para volver a ser lo que uno quiere, lo puede hacer. Alex me dijo que lo más importante de todo era lo que yo pensaba, lo que yo creía. Seguí su consejo.

-¿Cómo surgió la idea de seguir jugando después de un golpe así?
-Y… se fue dando. Si tenés un problema y alrededor tuyo no encontrás el apoyo para superarlo se hace más difícil. Sin embargo a mí todas las personas que se me acercaron no hicieron sino darme fuerza, empujarme a seguir luchando, que iba a volver a jugar, empezando por el presidente del Vicenza, Sergio Cassingena; el primer día que me desperté después del accidente me dijo ?el Vicenza va a hacer todo lo posible para que vuelvas a jugar al fútbol?. Y no fueron apenas palabras, cumplió: me alargó el contrato un año más y después me permitió poder seguir una recuperación importante en Italia, tener otro tipo de atención médica, me posibilitó estar con mis compañeros. Ese período fue muy importante para mí, estar con personas capacitadas demostrán- dome que el camino hacia la vuelta al fútbol era posible.

-Aparte la solidaridad.
-Sí, también. Recibí cartas de apoyo moral de todo el mundo, también del presidente del Inter, de la asociación italiana de futbolistas, de los capitanes de todos los equipos de la federación, sentí el apoyo de todos. Y eso que no soy italiano. Todo ello fue despertando dentro de mí fuerzas hasta de donde no tenía. Me hicieron propuestas de todo tipo; de los medios, de los canales italianos para trabajar como periodista deportivo y comentar partidos de la Selección Italiana, de trabajar como técnico. Yo renuncié a todas ellas por un sueño, era el de volver a jugar al fútbol y gracias a dios se me dio. Pero de todas formas yo tengo las puertas abiertas en Italia para volver cuando quiera, es más, la relación con mi equipo allá sigue intacta. Hoy en día soy observador de nuevos talentos del Vicenza aquí en Sudamérica, lo cual estiró mi contrato como futbolista. De todas formas, viendo que mis intenciones eran siempre las de volver a jugar, me dieron la posibilidad de regresar a mi país y seguir trabajando ligado a ellos buscando chicos jóvenes. Por eso mi agradecimiento a esta gente es inmenso, sobre todo al presidente, que fue la persona principal que me siguió apoyando. El Vicenza es como mi segunda casa.

Julio con sus hijos Fabrizio Sebastián (3 años) y María Paz (6).
ALFIERI PHOTO

-¿Volviste alguna vez?
-Si, volvimos en noviembre antes de mi debut aquí en Tacuary. Llevé tres chicos paraguayos, muy linda experiencia, la primera llevando jugadores. Ojalá les puedan dar frutos futbolísticamente.

-¿Lo hacés para cumplir con tu contrato?
-No, lo hago principalmente por amor, ellos no me exigen y yo no tengo arreglo con ningún jugador aquí, no me interesa; al que llevo es por mérito y con todas las ganas de que se puedan quedar, para mí es un orgullo poder darle esta salida a algunos chicos de mi país y colaborar en algo con el Vicenza.

Julio jugó dos Copas América con la Albirroja: Colombia 2001 y Perú 2004, en la que anotó un gol a Brasil en el triunfo paraguayo por 2 a 1. Y tiene la medalla de plata lograda en los Juegos Olímpicos de Atenas 2004. Pero ya no sueña con laureles ni millones.

-¿Cómo te sentiste en el retorno?
-De los tres primeros partidos el primero fue el más difícil, me costó muchísimo porque esperaba por sobre todas las cosas jugar 10 ó 15 minutos, sin embargo a ultimo momento el técnico decidió mandarme a la cancha de titular, algo que no me esperaba y para lo cual, me di cuenta después, no estaba preparado.

-Como un nuevo debut.
-Tal cual. Pero bien; muy nervioso, eso sí, muy ansioso, feliz? Un montón de sentimientos se juntaron en ese momento, es difícil de explicar.

-¿Jugaste esos tres partidos, hiciste la pretemporada a la par de tus compañeros, ahora sentís que vas progresando?
-Sí, siento que voy mejorando, que progreso a nivel futbolístico, algo que demostré también en la pretemporada haciendo los mejores tiempos en la parte física es algo que a mí me llena de alegría, ver que no tener un brazo no me dificulta poder ser de todas formas el mejor dentro de la cancha.

-¿No te quita equilibrio, movimiento?
-La verdad que no, el trabajo que realicé a mitad de año fue fundamental, un trabajo de fortalecimiento importante con gente muy capacitada como dije anteriormente, en el cual en un año se apuntó netamente a poder darle a mis piernas la posibilidad de aguantar tres veces el peso de mi cuerpo y yo creo que eso no es algo fácil, ya que peso 80 kilos. Ojo, hice un trabajo de piernas impresionante.

-Robustecer los cruádriceps para que te permitan hacer movimientos que a lo mejor los haces con el brazo también.
-Exactamente, esa es la definición que ellos me dieron en ese momento; al no tener el apoyo del brazo izquierdo y la poca ayuda del derecho había que apuntar todo a las piernas para lograr equilibrio. Diversos ejercicios en los que trataban de tirarme al suelo de varias maneras. Muchísimas veces caía, pero debía aprender a defenderme sólo con las piernas. Y ahora que volví a hacer fútbol intensamente comprobé la importancia de aquello. En un partido amistoso contra Libertad antes de empezar el torneo, recibí las felicitaciones de parte de todos, y mis adversarios recibieron reproches de su técnico por no poder atajarme, me lo dijo Celso, mi hermano, que juega en Libertad. Y bueno yo creo que no es porque ellos no querían sino que no pudieron. Ahora espero demostrarlo en este campeonato que viene. Creo que volví en el momento exacto, jugué tres partidos, luego tres días de vacaciones y a la pretemporada, perfecto.

-¿Usás prótesis?
-Sí, pero ocasionalmente, cuando tengo algún compromiso social o para ir a dar un paseo, en mi vida cotidiana no me gusta usar la prótesis. Y en el fútbol no están permitidas porque podría ser peligroso para los rivales, incluso a mí si tengo algún tipo de caída. De los cinco hermanos González, una es mujer, los cuatro varones son futbolistas. Celso, el mayor (27 años), en Libertad; Iván (21) actúa en Suiza. Y David (16) es arquero y milita en las inferiores de Tacuary. Toda la familia recibió dos impactos crueles. A los dos meses del accidente de Julio, falleció la madre.

-¿Ella estaba enferma?
-Estaba un poco enferma, pero jamás pensamos que sería para eso, ya que tenía 48 años. Yo estaba en Italia arreglando los pasajes para volver a Paraguay justamente para poder demostrarle a mi mamá que estaba bien. Por eso digo que esas son las cosas irrecuperables, lo demás tiene solución, nada es más importante que la vida.

-¿Cuándo estuviste en condiciones de volver a entrenar?
-Salí del hospital a mitad de febrero del 2006; tenía muchísimas ganas de estar con mis compañeros, entonces en el primer partido que hubo fui a visitarlos dentro del campo y hubo una ovación inmensa de parte de los hinchas locales y visitantes. Fue muy lindo volver a una cancha después de estar dos meses encerrado en el hospital. Después de eso fui recuperando las fuerzas y a tres meses de que me dieran el alta volví a los entrenamientos. De a poquito, una caminata, luego trote y así me fui recuperando hasta que llego el día en que pude hacer los trabajos normalmente como todos mis compañeros.

-Te vinculaste a Tacuary básicamente por tu representante, Francisco Ocampos, que es también titular del club.
-Exacto. Francisco fue una de las primeras personas que viajó de Paraguay a Italia para verme en el hospital y que me demostró las intenciones de él y del club Tacuary de permitirme poder seguir entrenando y jugando al fútbol. Me abrió las puertas del club.

-Imaginamos la cantidad de sensaciones que habrás vivido en estos dos años tan particularmente intensos.
-Siempre fui muy creyente en Dios y me siento un tipo lleno de bendiciones. Fueron muchísimos momentos emotivos, que no me dejan otra cosa que seguir luchando, peleando, viendo que la vida te prepara sorpresas lindas y sorpresas feas. Me tocó vivir de las dos. Algunos de tus colegas me dijeron “¿Nunca le preguntaste a Dios por qué?”. Yo digo que fui muy afortunado, Dios me regaló el fútbol, una familia, unos hijos sanos, me regaló poder ir Italia, el fútbol más importante de Europa, jugar en mi selección” Y en todos esos momentos yo nunca le pregunté por qué. Estando en el hospital me dije a mí mismo: ¿Por qué ahora le tengo que preguntar a Dios por qué?. Debía aceptar las cosas que me estaban pasando y tomar todo en el aspecto más positivo. Y vino este tiempo lleno de emociones, meses que me llenaron de alegría y que seguramente voy a llevar muy adentro toda mi vida, como cuando volví a pisar el césped vestido de jugador, la cantidad de cartas y mensajes llegados a Tacuary, un club tan chico de Asunción que recién hace seis años está en Primera División. Me dijeron que nunca habían recibido tantas cartas ni mensajes como en el momento en que volví al fútbol. Todo ese apoyo de la gente es algo por lo que vale la pena vivir. Lo mismo del periodismo, los dirigentes, los hinchas.

González Ferreira en su mejor momento, con la Selección Paraguaya, enfrentando a Chile. Jugó dos Copas América.
ALFIERI PHOTO

-¿Qué fue lo que más te impactó?
-La verdad, me impactó el interés de la gente a nivel humano. Generalmente ante estas cosas la gente se interesa en un primer momento y luego se olvida, sin embargo hasta hoy día, más de dos años después, sigo recibiendo el apoyo y el cariño de muchas personas. Hasta hoy estoy contactado con el presidente del Inter de Milán, que maneja varios centros de ayuda a niños pobres en varias partes del mundo y quiere apoyarse en mí para abrir también un centro en Paraguay y creo que es algo importante, porque hay gente más importante a la cual podría contactar aquí en Paraguay, hay un montón, está el mismo Carlos Gamarra, que jugó en el Inter. Sin embargo, el presidente Moratti quiere que yo sea el responsable de este proyecto. Esto realmente me emociona.

La vida lo puso en una carrera con obstáculos. Vallas muy altas. Julio toma carrera y va; pasa algunas, voltea otras, pero sigue. Es un obstinado de la fe.

marzo 15, 2008 Posted by | FUTBOL, General | , , | 1 comentario